Pleurotus eryngii / Seta de cardo

 

Pleurotus eryngii (De Cand.) Gillet / Seta de cardo

-Fam. Pleurotáceas

 

Sombrero que puede sobrepasar los 15 cm de diámetro, aunque normalmente no llega a los 10 cm, de convexo a deprimido, liso o un poco escamoso, el margen enrollado y con tonalidades color crema, pardas, grises o pardo-rojizas. Los colores pueden variar y aclararse como consecuencia de las lluvias y el sol. Láminas decurrentes, desiguales y pálidas. Pie lleno, blanco, central o excéntrico y sin anillo. Carne blanca espesa y firme.

El micelio de esta seta vive de las raíces muertas del cardo corredor (Erynigium campestre), así que crece donde abunda su planta nutricia: parameras, lugares con pastos ralos y secos, campos de cultivo abandonados y praderas en general, en casi todo tipo de sustratos ligeramente nitrogenados. El pastoreo con una carga ganadera adecuada, sobre todo cabezas de ovino, es muy necesario para mantener la producción del setal.

Si el monte bajo (hierbas robustas, estepas, romeros, aliagas, espinos y maleza en general) se apodera de los lugares donde antes abundaban las setas de cardo, otras especies de setas desplazan a esta; por lo general salen en sitios abiertos con poca o ninguna sombra.

Una variedad o especie parecida es Pleurotus nebrodensis, que crece en las raíces de otras plantas umbelíferas (de los géneros Laserpitium, Thapsia, Ligusticum…) y no suele abundar. Se diferencia por su sombrero de color blanco y por su tamaño mayor por lo general.

Es una de las setas más consumidas, apreciadas y conocidas por las gentes alcarreñas o serranas, junto con el níscalo (Lactarius deliciosus y Lactarius sanguifluus), las setas de chopo (Pleurotus ostreatus y Agrocybe aegerita) y otras más o menos conocidas, como por ejemplo los aceiteros (champiñones, gén. Agaricus) o las colmenillas (género Morchella). Se conservan bien desecadas o congeladas.

Algunos años surgen en abril, pudiendo llegar hasta avanzado el mes de junio en las zonas más altas, reapareciendo con las primeras lluvias importantes a finales de agosto y de manera más frecuente a partir de septiembre, desapareciendo con las fuertes heladas del mes de diciembre en las cotas más bajas de La Alcarria.

Quizá cabe la confusión con otras especies del género Hohenbuehelia, que viven sobre restos de madera enterrada en pinares y carrascales, pero sin peligro ya que son comestibles, aunque de calidad más bien mediocre.

 

Hábito

Pleurotus eryngi

Foto: Beatriz Muñoz

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by WordPress and NatureFox.