Juglans regia / Noguera

Juglans regia

 

Juglans regia L. / Noguera, nogal

-Fam. Juglandáceas

 

Árbol de copa amplia, de hasta 25 m de altura, tronco (muy grueso en ocasiones) con corteza grisácea y hojas olorosas, compuestas y con grandes foliolos oval-lanceolados. Su semilla es la nuez.

De carácter autóctono para unos estudiosos e introducido, según otros, en Hispania por los romanos. Es una parte fundamental del paisaje de La Alcarria y las serranías cercanas, ya que es muy común plantado en las vegas, cerca de las viñas o huertas. A veces también se encuentra en quejigares y bosques de ribera. Necesita terrenos profundos con algo de humedad, calizos o silíceos.

En los últimos años se han plantado bastantes hectáreas con nogueras, pero muchas no darán el producto que se esperaba de ellas a causa de las heladas tardías que echan a perder el crecimiento (son muy sensibles a estos daños) y dan como resultado madera irregular, con nudos o defectuosa, mucho menos cotizada.

Su madera es dura y pesada, de muy buena calidad para la obtención de piezas macizas o chapadas, además de para las culatas de armas de fuego. Las nueces son ricas en aceites que se enrancian al poco tiempo si no se conservan en condiciones óptimas, resultando entonces indigestas y de mal sabor. Estos aceites se extraen para la elaboración de barnices. La cubierta verde de sus semillas se emplea para teñir de color marrón o negro (nogalina) los tejidos, la madera y hasta el pelo, las hojas como como astringentes y eupépticas.

El nogal proyecta una sombra densa, que como cuentan muchos naturales del país es muy mala ya que te puedes resfriar por permanecer demasiado tiempo bajo su copa. Lo cierto es que las hojas contienen una sustancia alelopática, liberada cuando caen éstas al suelo, que inhibe o dificulta el crecimiento de otras plantas.

Para plantar una noguera lo más efectivo es recoger las nueces al poco tiempo de caer del árbol, guardándolas en el frigorífico inmediatamente (así no pierden la humedad necesaria para que el embrión sea viable) para después sembrarlas de noviembre a febrero, directamente en el terreno o bien en un recipiente adecuado. Así se puede hacer también con las bellotas de los distintos Quercus o las avellanas.

Florece a finales de abril hasta casi junio en las zonas más altas.

 

Inflorescencia de Juglans regia

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by WordPress and NatureFox.