Ilex aquifolium / Acebo

 

 

Ilex aquifolium L. / Acebo

-Fam. Aquifoliáceas

 

El acebo lo solemos encontrar como un arbusto o pequeño árbol sin un tronco definido, aunque en ocasiones puede superar los 14 m de altura. Las hojas, que son perennes, lustrosas y de un verde intenso, tienen el margen espinoso en las ramas de la parte inferior al alcance de los animales y el margen entero (sin espinas) a cierta altura sobre el suelo. Las flores son de tamaño discreto, agrupadas y de color blanco verdoso.

Aparece salpicadamente o formando pequeños rodales entre quejigos o pinos, es capaz de rebrotar de cepa si se tala, aunque es de crecimiento lento.

Requiere terrenos que mantengan la humedad, necesita frecuentes precipitaciones veraniegas para prosperar y es indiferente al pH del suelo, aunque tiene cierta preferencia por los silíceos. En los climas más calurosos busca refugio en hoces y barrancos umbrosos, llegando al menos hasta Arbeteta (1000 m), por encima de los 1300 m no resulta raro en las altas muelas calcáreas bajo el dosel del pinar de negral o albar, a partir de 1600 m prospera también en las solanas y asciende por encima de 1800 m cerca del nacimiento del Tajo.

Resiste muy bien el frío, pero no las heladas fuertes y continuas propias del norte de Europa. Distribuido por la mitad sur del continente europeo, Asia próxima y las montañas norteafricanas, alcanza sin embargo Dinamarca, aunque estas poblaciones septentrionales de acebo sólo forman una especie de tapiz ralo  y discontinuo de menos de metro y medio de altura, por vegetar en condiciones extremas para esta especie.

Es una planta tóxica para los seres humanos, pero muy importante para la alimentación de la fauna, sobre todo para las aves, debido a que los atractivos frutos rojos maduran en el otoño y permanecen sobre el árbol todo el invierno, época de escasez. Las hojas del acebo son comidas con avidez por los herbívoros silvestres y domésticos en los meses invernales. La madera es dura, resistente y pesada, de color claro. Utilizado en jardinería formando parte de setos por su tolerancia a la poda o plantado individualmente, existen múltiples variedades cultivadas por su valor ornamental.

Florece entre mayo y principios de junio. Los frutos maduran desde finales de septiembre hasta diciembre o enero.

Los ejemplares silvestres de acebo están protegidos por la legislación de Castilla- La Mancha, con la categoría “DE INTERÉS ESPECIAL”.

 

DSC_0066

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by WordPress and NatureFox.